LA TÉCNICA DEL ESQUÍ PLANO O HUELLA DE SERPIENTE
 
(El esquí extremo y de recreo no consiste en descender ganando velocidad, sino en ser capaz de restar velocidad en cada situación de riesgo inesperado).
 
En relación con tu manera de esquiar, dos estilos deberías considerar:
 
1º El modo de competición, CUYO VIRAGE SE CONDICIONA  A CADA BANDERA DE UN TRAZADO.    Y
 
2º El estilo de giro incondicional, EN EL CUAL CADA CURVA SE TRAZA AL ANTOJO DEL ESQUIADOR.
 
Si te identificas con este “estilo de recreo”  la importancia de llevar los cantos súper afilados carece de relevancia,  pues no tienes necesidad de “ajustarte” a un trazado de banderas. Sino que vas creando un recorrido personal,  anticipándote al accidente mediante el cambio de ritmo, efectuando el viraje DONDE EL PISO ES MÁS FAVORABLE O “PELIAGUDO” (esto depende del “artista”).
 
Así que es mejor derrapar, bailar, dejarnos ir de lado (tanto como nos interese) para alcanzar la próxima bañera o salto o próxima “ocurrencia nuestra”, etc.  Derrapar de lado a toda velocidad, sorteando y “triturando los obstáculos”, entre cornisas -surcos y baches- a tu  paso, resulta una experiencia arriesgada y divertida. Hay muchas ventajas en “dejarse ir”… Uno “improvisa” su trayectoria sobre la marcha. ¿No resulta esto extraño pero sugerente?  Lo que aquí exponemos se llama FREE STYLE O ESTILO LIBRE: una especialidad singular e irrepetible de uno mismo. ¿Puedes imaginar el vertiginoso rasgo de tu propia rúbrica trazada sobre el papel? Aquí te enseñaremos cómo trazarla en la nieve con elegancia y determinación.
 
¿El resultado? Una huella singular que identifica al  individuo.  Con ritmo discontinuo infundes  al descenso un matiz eléctrico y musical: ahora una serie de giros cortos, seguido de suaves –o enérgicos saltos- o eternas curvas,  etc.  Tú trazas la melodía en tu cabeza… Es como “esa música” que puedes sentir, que arde dentro de ti, y estalla “echando chispas” en tu interior. Vuelas como un pájaro y no sientes presión bajo tus pies. ¡Eres libre! La “técnica del esquí plano” es como la electricidad: el brío, el ardor, la ráfaga QUE UTILIZA UNA SERPIENTE PARA ACELERAR… O FRENAR.
 
En el hielo hay que adoptar una posición exageradamente flexionada, con el peso centrado en los dos esquís casi planos y abiertos, y realizar enérgicamente tantos giros rapidísimos SOBRE EL EJE DE LOS ESQUÍS sin dejar de “raspar la superficie”… y así RESTAR VELOCIDAD contra ese hielo imposible. ¡Y resulta más elegante! ¿Acaso no habríamos de darle la razón al testarudo hielo, evitando luchar contra su inhumano espejo,  como retándole en equilibrio, dibujando una  huella concebida con el mínimo canto –y mínimo esfuerzo- en apasionado y devoto credo del equilibrista con su rival?
 
“El esquí Carving” (otro artificio de los fabricantes) agarra menos en el hielo que el tradicional, por eso no sirve para esta técnica.  El esquí “carving” te obliga a marchar siempre sobre el canto, lo que resulta aburrido.  Muchas personas hoy son conscientes del interesado ámbito de la competición y “pasan olímpicamente” de su gravamen, de su tributo.
 
Además (nos preguntamos) ¿en dónde está la originalidad  del ser humano cuando –por norma- debe plegarse a la “cultura  competitiva” que todo club impone?  El esquí, como el ballet,  pertenece al arte creativo. ¿A quién hay que superar en un deporte de equilibrio y carácter individual salvo a uno mismo?  ¿Por qué todos los giros han de parecer iguales, sin alma? Las Escuelas Austriacas nunca se creyeron el “Cuento del Carving” excepto para la competición. En la actualidad algunos esquís se fabrican sin casi cota alguna de “carving”, facilitando la técnica recreativa que aquí exponemos. Este tipo de esquís, más anchos en el puente, sirven para todas las nieves.
 
Cabe añadir también que la “efectividad del canto” depende del tipo de bota que se porta. Así que no es necesario afilar el canto del esquí como para “cortar jamón ibérico”. Lo importante en todos los casos radica en la dureza y confort de la bota. Si esta original y experimentada revelación te ha parecido lógica e interesante, pregúntanos más cosas. Sólo algunos virtuosos monitores saben de lo que aquí hablamos y pueden ayudarte.
 
 
....leer menos